MI MEJOR COMPAÑERO Y AMIGO, ÁNGEL LUIS SERRANO, SE JUBILA

       Parecía que lo que tantas veces ha tramitado en su despacho y lo que  sobre la jubilación tanto ha trabajado a nivel profesional,  Ángel Luis Serrano Casal,  nunca  podía ser  su banderín de enganche, pero sobre lo que tanto escribió y tanto asesoró hoy es para él  su emblema definitivo, una vez que tras 45 años de ejercicio profesional decide enrolarse en esa gran familia de los jubilados.

       Ángel Luis es para mí y para la gran mayoría de los Graduados Sociales ese hombre cauteloso, trabajador, complaciente y amigo que siempre supo medir sus palabras y sus acciones  a lo largo de su dilatada vida profesional de Graduado Social y quien le conoce  sabe sobradamente  que acudir a su despacho y acudir a su asesoramiento  fue siempre una garantía de buen saber,   de las cosas bien preparadas, de la ética profesional y del compañerismo por encima de todo, pues creo que nadie  podrá decir que Ángel  lo ha dejado orillado o bien, que ante un problema que se le planteara  no sabría resolverlo o no quiso resolverlo. Ese ha sido su gran “pecado”,  el entregarse hasta la saciedad a todo lo que se le ponía por delante y, lógicamente, el peso de la profesión  liberal que es sumamente pesada,  ha hecho que Ángel   diga adiós  a esos más de 40 años al servicio de los demás.

       Para mí, Ángel Luis, ha sido mi compañero, mi gran amigo y mi confidente, pues  mis  acciones, siempre tomadas con impulso y, a veces, con ganas de liberar esas acciones, él ponía cordura, paciencia  y una paz  que muchas veces  para él  no la tenía, pues los problemas de los demás los hacía suyos y, cómo no, no fui una excepción en su vida. Recuerdo cuando  decidimos estudiar Graduado Social, tras nuestro bachiller, Ángel me acompañó inclusive en la misma  habitación donde estudiábamos en Granada. Recuerdo aquél hostal “Emperatriz” donde “mami”, nuestra  patrona responsable del hostal, nos veía  como a dos niños algo traviesos, pero responsables porque, precisamente, estudiar fuera de casa tenía un coste   y entonces Granada  parecía que estaba muy lejos; tan lejos que para llegar a la ciudad de la Alhambra se tardaba prácticamente un día; había que coger transportes Comes hasta Sevilla y luego la “Alsina” nos dejaría de noche  en la calle Ganivet  que era donde teníamos nuestra estancia  y casa.

      Cuando terminamos los estudios, todo nos fue rodado. Los dos supimos cumplir fielmente el cometido profesional y él en San Fernando y yo en Cádiz  nos iniciamos a ejercer una bendita profesión que nos ha dado de comer y a la que le debemos todo, pues  año tras año supimos superar barreras, conseguir logros profesionales y  especializarnos  en ser unos auténticos laboralistas, cosa que yo sin la compañía de Ángel posiblemente no hubiese  llegado hasta aquí, por lo que hoy,  al pensar que deja su “puesto de mando”  y yo voy a continuar, es como si algo me faltara y parece como si el camino emprendido se haya roto en dos pedazos.

     Me ha acompañado durante muchos años en nuestro Colegio Profesional, en los distintos cargos de responsabilidad que se le han encomendado; o mejor dicho, que yo le encomendé por ser hombre de mi absoluta confianza. Ángel  fue Vocal, Tesorero, Secretario General y últimamente Vicepresidente Primero, cargo en el que me ha suplido en mis ausencias y en el que siempre  lo desempeñó con absoluta honradez y entrega, pues  siempre miraba por el interés general y antepuso a cualquier otro título y a cualquier protagonismo que le restara a nuestra profesión la palabra “Graduado Social”; él decía con orgullo y lo dice que pudo haber tenido otros títulos, pero en el que creía y cree es en esta profesión  que la hemos hecho con inmenso cariño y trabajo. Por eso, todo nuestro colectivo lo vamos a echar de menos, pero sabremos que ahí está él para todo aquello que nos haga falta, pues su forma de ser no permitirá  que su profesión  deje de seguir el camino ascendente  que siempre tuvo y no perdonaría  ver perder  ni un solo  matiz de lo conseguido, donde él tuvo tanto protagonismo.  Aún recuerdo, cómo trabajó  en aquél  profundo contencioso para que nuestra figura procesal fuese lo que es  hoy en la Ley Orgánica del Poder Judicial y  cuánto sopesó   y trabajó  en aquella querella  que por usar la toga nos interpuso el Colegio de Abogados de Cádiz, pero Ángel, con su tranquilidad sosegada y con su trabajo  parsimonioso siempre supo frenar  mi beligerancia  y mis impulsos   y supo ser comedido y  complemento en mis decisiones,  por lo que quiero desde aquí agradecerte una vez más, todo cuanto has hecho  y te has entregado por la profesión que tantas satisfacciones te ha dado y cómo  con tu ejemplo profesional en esta provincia te supiste ganar la estima de propios y extraños.

       Estás en posesión de las Medallas de Bronce, Plata y Oro de nuestro Colegio   y la Medalla de Oro de nuestro Consejo General  que me consta  que siempre  te escondías para que los homenajes no se te dieran, pues no eres un hombre protagonista; siempre en segundo plano, sin alardes  y  dejando  pasar  a todo aquél que te pudiese dar un codazo, pero así eres tú y así serás siempre  en tu vida.

      Estoy convencido  que tu Colegio sabrá recompensar en muy breve espacio de tiempo  tu abnegación y entrega y seguirás  como hombre de honor vinculado a todos nosotros, por lo que te pido, desde aquí, que aunque tu nuevo júbilo (que viene de jubilación)  te haga relajarte  como profesional, nunca dejes a tus amigos que difícilmente sin ti podremos continuar  el camino que un día emprendimos.

      Ángel, sabes que te deseo lo mejor. Tu decisión está tomada y aunque la procesión esté por dentro nunca te arrepientas del paso que has dado. Te lo mereces sobradamente y como te conozco, sé que estar hoy trabajando ante tanta normativa  y con tantos obstáculos como tenemos los profesionales liberales, te servirá el “nuevo estado” para disfrutar de tantas cosas como todavía te esperan en tu nueva vida.

“Llegó el descanso del guerrero”.

 

3 Respuestas para MI MEJOR COMPAÑERO Y AMIGO, ÁNGEL LUIS SERRANO, SE JUBILA

  1. jserrano 27 mayo, 2014 at 10:55 #

    Gracias, Pepe…se que tus palabras han conseguido emocionar a mi padre. Detrás de su abnegado esfuerzo como profesional, siempre estuvo la paciencia y el apoyo de una esposa que aprendió a sacrificar parte del tiempo juntos para dar cabida a la exigencia de su trabajo. Don Ángel Luís Serrano Casal, además de un excelente laboralista, ha sido y es un padre comprensivo y paciente que ha sabido darme buenos consejos y, como a tí Pepe, frenar mis impulsos. Si algo bueno consigo en esta vida, se que -en parte- será por los valores que ha sabido inculcarme. Ahora, su trabajo está hecho…queda recuperar parte de una vida. Padre, nunca te lo supe expresar con palabras, pero te admiro y siempre lo haré.

  2. Noelia Serrano 27 mayo, 2014 at 22:49 #

    Me sumo al agradecimiento, Pepe. Es un orgullo que se dediquen estas palabras a un PROFESIONAL que tanto esfuerzo y dedicación ha demostrado durante todos estos años. Sabes que te admiramos y has sido un ejemplo a seguir para nosotros.

  3. Manuelfraga 28 mayo, 2014 at 20:38 #

    Conozco a Ángel Luís desde mi Juramento como Graduado Social, noviembre del año 94. En ese momento ya ocupaba el cargo de Secretario General de la Corporación. Con el tiempo comencé a coincidir con él en diferentes eventos y en una cafetería cercana a su despacho en la Plaza del Rey. Poco a poco fui cogiendo confianza con Ángel, y he de decir que desde el principio y de esto hace casi veinte años, sus palabras fueron buenos consejos de un profesional con mucha sabiduría y un talante de buen compañero.
    Rescato para la ocasión la carta que José Blas me remitió tras la colegiación, y dice en uno de sus párrafos “Los Graduados Sociales, ya somos una gran familia a la que nos unen lazos de amistad y compañerismo, que difícilmente pueden quebrarse…”, que decir tiene, que Ángel Luís es uno de los patriarcas de esa gran familia, por su buen hacer, su trato cercano, su amistad, confianza, su constante lucha por los intereses del colectivo, su seriedad y talante mediador y por supuesto su simpatía.
    Ahora, veinte años después de mi Juramento, he tenido la oportunidad de compartir Junta de Gobierno con Ángel Luís, pero tan solo durante un año. Me hubiese gustado compartir más sesiones de Junta con Ángel, y seguir aprendiendo de este gran profesional y amigo. Aunque te jubiles y no quieras saber nada del Cret@, te queremos cerca, eres un pilar importante para esta profesión y guardas aún muchos consejos y soluciones para los que estamos en ejercicio.

Deja un comentario